Borbones, Guerra Civil, Actualidad política, biografías de grandes personajes... José María Zavala, periodista y escritor con más de 20 años de experiencia, es uno de los principales expertos en la historia reciente de España. "José María Zavala -comenta la novelista Julia Navarro- nos da en sus libros un inolvidable paseo de la mano por la Historia".

El padre Pío de Pietrelcina nació en 1887 y murió en 1968 en el convento capuchino de San Giovanni Rotondo. Allí dedicó medio siglo casi exclusivamente a confesar a decenas de miles de personas que acudían a verle atraídas por su fama de santidad y por los numerosos milagros y hechos extraordinarios que rodearon su vida. Sobre todo, los estigmas, que recibió siendo muy joven y le hicieron vivir en su propia carne la Pasión de Cristo.

Juan Pablo II lo elevó a los altares en 2002 ante la mayor asistencia jamás registrada en una canonización. Y desde entonces su nombre, que ya era venerado masivamente en Italia, se ha extendido por toda la tierra. “Daré más guerra muerto que vivo”, profetizó el santo. Este libro, con sus impactantes historias de fe y conversión, es una buena prueba de ello.

COMPRAR AQUÍ

CLICK PARA CERRAR

Un juego de amor

Los autores desnudan su alma y su vida como pocas personas se atreverían a hacerlo. Por una razón y con una misión: ayudar a quienes anhelan vivir delante de Dios como marido y mujer y tropiezan con obstáculos humanamente insalvables. Antes del enlace, o después. O cuando sospechan la nulidad de un matrimonio previo.

Las suyas son dos biografías cargadas de dramatismo y dolor que confluyeron el día de su encuentro. El amor surgió enseguida, pero convertirlo en realidad sacramental fue un camino plagado de espinas. Y entre medias, un acontecimiento inesperado: la conversión religiosa de ambos.

José María Zavala y Paloma Fernández nos ofrecen un relato personal de transformación interior y de fe en circunstancias muy adversas. Dos historias guiadas, de forma invisible y con detalles deslumbrantes, por un santo: San Pío de Pietrelcina. Ese Padre Pío estigmatizado a quien Zavala consagró su libro más querido. En estas páginas descubrimos que tenía muchas razones para escribirlo.

CLICK PARA CERRAR